Como dejar de fumar

  • Debes darte cuenta que fumar no es un hábito, sino una adicción, que tarde o temprano es gravemente perjudicial para tu salud, garantizado.
  • Como un incentivo adicional compra una alcancía especial y durante al menos un año pon la cantidad de dinero que habrías gastado en cigarros. Después de doce meses te llevarás una grata sorpresa.
  • Retira de tu casa todos los objetos que te inciten a fumar (encendedores, ceniceros, etc.). Lava las cortinas y paredes, así como una intensa ventilación de aire es útil, también.
  • Despierta de la creencia errónea de que al fumar un cigarrillo te sientes mejor. Ya el primer cigarrillo desencadena diversas reacciones metabólicas que provocan daño a tu cuerpo y de allí en adelante nunca te sentirás tan bien como solías sentirte antes de tu primer cigarrillo. Hoy en día, por cada cigarrillo fumado, se producen síntomas de adicción de corto plazo, dándote la impresión de que has vuelto a sentirte bien, como te sentías antes de ser fumador. Sin embargo, esta ilusión se mantiene sólo hasta el siguiente ataque de ansiedad por un cigarrillo, que es sólo cuestión de minutos…
  • Para dejar de fumar puedes obtener ayuda y asesoramiento de especialistas experimentados. Ponte en contacto con nosotros a través del correo: health@naturalscience.org o a través del teléfono +41(41)) 798.03.98.
  • Dile a todo tu círculo de amigos y conocidos que por fin te sientes lo suficientemente fuerte como para detener tu adicción al tabaco.
  • En el trabajo pon un letrero que diga: «No fumador». Crearás una especie de barrera de contención, haciendo una firme declaración.
  • Evita el alcohol durante al menos 4 semanas – podría actuar como desencadenante de otra adicción, provocando una recaída.
  • Ayúdate a ti mismo a superar tu reflejo instintivo de buscar un cigarrillo. Caramelos de menta u otros deben estar siempre a la mano en el lugar donde tradicionalmente guardabas los cigarros. Así, al hacer un movimiento inconsciente para alcanzar una caja de cigarros, encontrarás un objeto diferente. Gracias a este efecto de acondicionamiento pronto te darás cuenta de que con sólo tocar las mentas tu cerebro enviará la señal correcta para quedarse tranquilo.
  • De ser necesario, cambia tu dieta; sólo come sano, fresco, colorido, de sabores intensos, alimentos ricos en elementos vitales. Presta especial atención a un suministro suficiente de proteínas de diferentes fuentes. De esta manera, estableces la mejor fundación para tus órganos metabólicos, para que puedan adaptarse rápidamente a esta nueva situación y así no subirás de peso.
  • Además, suministra a tu cuerpo los gliconutrientes necesarios, vitaminas, minerales, oligoelementos necesarios, etc., por medio de suplementos dietéticos de alta calidad producidos naturalmente. Esto estimulará la función natural de tus células, tejidos y órganos y también apoyará los cambios en tu metabolismo.
  • Para purificarte, bebe suficiente agua (40 ml diarios por cada kg de peso corporal) durante todo el día. Agua filtrada del grifo si está disponible, y si es de buena calidad. Añade por litro de agua un ¼ de cucharadita de sal natural (marina o sal de roca, no sal refinada/ de cocina). Esto ayuda a las células del cuerpo a absorber mejor el agua liberando productos y venenos de desperdicios disueltos.
  • Los metales pesados (cadmio, mercurio, plomo y otros.) absorbidos por fumar, reducen los neurotransmisores y hormonas de la felicidad en el cerebro. De esta manera, estas toxinas promueven el miedo, el mal humor y la depresión. La nicotina tiene exactamente el efecto opuesto, ya que aumenta la concentración de neurotransmisores. Por lo tanto, te hace – temporalmente – más relajado y más feliz. Ahora, al pasar el efecto de la nicotina en el cuerpo, las toxinas contaminantes causadas por años de fumar siguen presentes, provocando disminución en el nivel de hormonas de la felicidad. Por esta razón, sufrirás de mal humor, depresión o incluso agresividad. El consumo de la clorela y la bentonita pueden reducir este fenómeno. Si comienzas a tomar estos suplementos, los cuales atrapan las toxinas y metales pesados en el cuerpo, con regularidad durante un largo período de tiempo antes de dejar de fumar, su cuerpo se las arreglará para resolver los problemas en el metabolismo cerebral causado por la nicotina y venenos mucho más rápidamente.
  • Adicionalmente toma los ácidos grasos omega-3, debido a que estos protegen el cerebro y los vasos sanguíneos. Ellos disminuyen la presión sanguínea y los niveles de lípidos en la sangre, reducen el riesgo de trombosis y son antiinflamatorios, al contrarrestar los efectos negativos que ocurren cuando se fuma.
  • Procura respirar profunda y regularmente. Los ejercicios específicos de respiración superan, ampliamente, el supuesto efecto relajante del cigarro, estos ejercicios permiten encontrar el descanso mental y físico. Se consciente de la respiración natural y aprende a sentir nuevamente el efecto estimulante del oxígeno y las células vitalizadas. Aproximadamente el 98% de los fumadores respiran al mismo ritmo en el que inhalan el humo del cigarro, manteniéndolo en los pulmones y exhalándolo profundamente. Esto conduce a una especie de reflejo relajante. Pero este tipo de respiración difiere ampliamente de la técnica normal de respiración. Al inhalar profundamente y, posteriormente, contener la respiración se puede «copiar» este reflejo, lo que le permite verdaderamente a tu cuerpo relajarse de una forma profunda y poder descansar.
  • Haz ejercicios al aire libre durante media hora diaria. Esto fortalece al metabolismo y a la respiración, así como también tu sistema inmunológico y cardiovascular.
  • Evita la ira y otras formas de estrés negativo. Así como el alcohol y la compañía de otros fumadores, el estrés forma una esquina del llamado «triángulo de reincidencia». Si te sientes emocionalmente bajo tensión, de mal humor o desequilibrado, las flores de Bach pueden ayudar a relajarte. Contacta a uno de nosotros en bachflowers@naturalscience.org.
  • Disfruta y celebra la libertad recién adquirida – invita a tus amigos a cocinar algo delicioso, a disfrutar de paseos por la naturaleza o reserva un fin de semana de bienestar. Reorganiza tu casa, compra muebles nuevos, y simbólicamente empieza de nuevo en cualquier otra forma.