Cómo disminuir la exposición a la radiación en la oficina de la casa

¿Estás entre los miles de personas que de repente tienen que trabajar o aprender en casa? ¿O es más bien una “posibilidad” para ti?
Ya hemos señalado anteriormente, que la mejor profilaxis contra la enfermedad es un sistema inmunológico fuerte. Sin embargo, la radiación de alta frecuencia de los teléfonos inteligentes, Wi-Fi, audífonos de Bluetooth etc. debilita al sistema inmunológico y disminuye la síntesis de la vitamina D3, como los estudios lo han demostrado en forma clara. [Una amplia colección de estudios sobre el efecto de la radiación de alta frecuencia es proporcionado por Martin L. Pall en: “5G as a Serious Global Challenge”] Sin embargo no es tan complicado instalar tu propia oficina en la casa con la menor radiación posible. ¡Te mostraremos como puedes hacer esto con sólo unas pocas sencillas medidas!

  • Con toda probabilidad, dependerás de la Internet y del teléfono. ¿Pero dónde permanece el Módem? ¿Quizás en la sala de estar de la planta baja? ¿Y cómo te las arreglas para llevar Internet a tu oficina o a la habitación de los niños en el primer piso?
    Sería ideal que el electricista ya hubiera cableado las habitaciones con una conexión a Internet y puertos de Ethernet. Si no es así (todavía) vale la pena considerar las siguientes posibilidades: Hay cables de Ethernet de hasta 20 metros de longitud los cuales, si bien, cuando se extienden por la mitad del apartamento no son necesariamente agradables a la vista, pero con certeza sirven para su propósito. La tercera mejor opción es la Línea de Energía Eléctrica. Aquí, la señal de Internet se alimenta a un tomacorriente normal usando un adaptador y luego se desacopla de nuevo en otra habitación usando otro adaptador. Si nada funciona en absoluto, sólo el Wi-Fi ayuda, pero debe usarse lo menos posible.
  • Con un llamado “interruptor” (ejemplo, interruptor de 8 vías Netgear GS108 GE 8) casi cualquier cantidad de dispositivos pueden conectarse unos con otros y al módem y por lo tanto a la Internet.
  • Para las llamadas telefónicas, el teléfono inteligente o el teléfono inalámbrico deben evitarse. El antiguo y buen teléfono con cable es la primera opción porque no emite radiación de alta frecuencia. (¡De hecho los teléfonos de cable aún existen! Ejemplo Switel Corded TF 535) También es posible hacer llamadas por medio del computador. Para esto necesitas un altavoz (ya instalado en el computador portátil) o audífonos (por favor usa un cable, no una conexión inalámbrica como Bluetooth), un micrófono (ya instalado en el computador portátil) y un software, por ejemplo, Skype. También puedes poner el teléfono inteligente en modo avión o apagarlo.
  • Si aún necesitas poder ser contactado en tu teléfono móvil: Apaga todos los demás servicios inalámbricos en el teléfono (datos móviles, Wi-Fi, Bluetooth, etc.).
  • Probablemente aún no quieras deshacerte de tu teléfono inalámbrico (DECT) de inmediato. Comprueba si el teléfono tiene una función como “Libre de radiación” o Ecomodus Plus”. Si esta función no está disponible o está desactivada, el teléfono DECT irradia en forma continua—esté llamando o no.
  • Los computadores, computadores portátiles, impresoras, y otros dispositivos periféricos deben siempre conectarse por medio de cable Ethernet. En la mayoría de los casos, el Wi-Fi puede evitarse de esta manera. Sin embargo, no olvides apagar la función de Wi-Fi del módem o del computador (modo avión). Además del Wi-Fi, las impresoras a menudo tienen otras funciones inalámbricas con diferentes nombres (ejemplo, Wi-Fi-Direct), que deben desactivarse en forma individual. Asegúrate realmente de que todos los servicios estén apagados en la impresora!
  • Las Tabletas y los teléfonos inteligentes usualmente no tienen un puerto de Ethernet para conectar por cable estos dispositivos a la Internet. En su lugar, tienen un puerto USB, y con un adaptador estándar de USB a Ethernet disponible en el comercio, (ejemplo, un adaptador Belkin USB C a Gigabit Ethernet), puedes navegar por Internet con tu Tableta o teléfono inteligente usando la conexión por cable y desactivando la función inalámbrica. Asegúrate de que el puerto USB en tu dispositivo encaje con el del adaptador.

 

  • Si no puedes prescindir del Wi-Fi, enciéndelo sólo durante el uso de Internet —y apágalo inmediatamente. A menudo la potencia de la transmisión puede ajustarse en el módem de Wi-Fi. No es necesario decir que la potencia de transmisión debe ser la mínima necesaria para mantener la exposición a la radiación lo más bajo posible.
  • Los transmisores de Wi-Fi instalados en los computadores portátiles están ubicados muy cerca del usuario, lo cual lleva a una una alta exposición a la radiación. Sin embargo, es posible conectar un transmisor de Wi-Fi externo (ejemplo, un adaptador D-Link DWA-131 USB Wi-Fi ) a un puerto USB usando una extensión de cable USB y apagar el transmisor interno. Esto te permite ubicar el transmisor más lejos y reducir la exposición a la radiación.

 

  • Por supuesto, fuentes adicionales de radiación tales como ratones para pc, teclados, audífonos, parlantes, e impresoras inalámbricos deben evitarse. Aquí también, usa dispositivos cableados cuando sea posible.
  • Los dispositivos electrónicos tales como televisores, teléfonos inteligentes etc. no deben estar en el dormitorio. Y si los mantienes allí, deben estar completamente apagados durante la noche. Sólo entonces puede el cuerpo recuperarse del estrés y las tensiones del día y regenerarse adecuadamente. ¡Al permitirte manejar las tareas del nuevo día lleno de energía y entusiasmo!
  • Los dispositivos de medición de alta frecuencia sencillos y relativamente económicos los venden en tiendas (aproximadamente 200 euros). Puedes usarlos para verificar si no hay un transmisor sin detectar en algún lugar de tu oficina o habitación que esté transmitiendo día tras día (ejemplo, con un Acousticom 2).

El trabajar en casa ofrece a ti y a tus hijos la gran oportunidad de escapar de la exposición a la radiación, a menudo muy fuerte, en la oficina o en el salón de clases y de dar un respiro al sistema inmunológico. ¿Por qué no hablas también con tu empleado o con el profesor de tu hijo sobre como reducir la exposición a la radiación en la oficina o en el salón de clases? Ellos seguramente estarán agradecidos por esta valiosa información.

Puedes pedir los adaptadores, cables etc. mencionados en el artículo en las tiendas de Internet.