Tiempo de ocio – Un gran desafío

Posiblemente, nuestros niños y jóvenes van a pasar (incluso) más tiempo que usualmente al frente de una pantalla en las próximas semanas. Aunque muchos de ellos han recibido tareas de su escuela, las plataformas de aprendizaje en línea han sido y aún recomendadas a la gran mayoría. La TV educativa también expandió su gama. Por un lado, es bueno poder ahora tener acceso a estas ofertas en forma consciente y decidida, por otro lado, la abundancia que repentinamente está disponible es una gran sorpresa y muestra hasta que punto la digitalización del aprendizaje y se ha desarrollado ya. Además un día puede ser largo y la gama de oportunidades de juego y entretenimiento para muchos niños es de repente muy limitada: los campos de deportes y los parques infantiles están cerrados en muchos lugares, y también lo están todos lo clubes, así como las escuelas de música, ballet y equitación.

De repente mucho más está sucediendo digitalmente. También el intercambio con amigos. “Las Redes Sociales” son más populares que nunca. Además hay videoconferencias y charlas con amigos. En este momento, se hace evidente que todo esto puede ser tanto – una bendición y una maldición. Por un lado se crea al menos un sentimiento de comunidad, por otro lado, domina la vida cotidiana de muchos.

Momentos especiales como éstos requieren más estructura y organización. Algunas veces puede ser agradable vivir deliberadamente en el día y dormir tanto como quieras y puedas. Como norma, sin embargo, las reglas ayudan, tales como horarios fijos para levantarse y comer.

Finalmente tengan tiempo para desayunar juntos, sin estrés, y una gran cena que todos juntos la preparen. Por ejemplo, puedes dejar que tu salsa de tomate se cocine a fuego lento durante medio día, como hacen los verdaderos italianos sólo para descubrir después de seis horas que en realidad sabe diferente y mejor. Sólo puedes tener tan pequeñas experiencias, aparentemente insignificantes si tienes suficiente tiempo libre.

Un día en pijamas debería ser un absoluto no. A menos que sea una fiesta de fijamas. Por cierto, esto también se aplica a los padres, quienes ahora frecuentemente tienen que pasar bastante tiempo al frente de la pantalla en su oficina en el hogar. Sin embargo, limita tu tiempo en la pantalla a lo absolutamente mínimo y no te sientes al frente del computador con tu pijama tan pronto como te levantas. Si trabajas en casa, tienes que tener especial cuidado, que el computador no esté funcionando todo el tiempo, de que no “sólo rápidamente” revises un correo electrónico, de modo que apenas te quede tiempo para los niños, porque prácticamente estás en el trabajo día y noche.

En lugar de otorgarle a tus hijos más tiempo ante la pantalla en forma incondicional, haz a tus hijos ofertas atractivas, quizás aún inesperadas. Los padres que regularmente juegan con sus hijos pueden encontrar esto más fácil. Ellos simplemente pueden ampliar su gama de ofertas. Restringe tu propio consumo de medios de comunicación a las “necesidades”. Si te sientas al frente del computador o televisor durante horas sin fin, tu hijo probablemente seguirá tu ejemplo en forma rápida y con agrado. Tú eres el modelo a seguir, aprende a decidir cuidadosa y conscientemente si realmente necesitas esta cantidad de información (y si es buena para ti en absoluto), si conscientemente ves una película para un buen entretenimiento, o si sólo estás matando el tiempo.

Algunos de nosotros tendremos mucho tiempo de ocio en los próximos días – tal vez semanas. Usésmolo. La cuestión no es “pasar del alguna manera “ este tiempo libre o incluso matar el tiempo, de modo que la vida pueda continuar “ normalmente” más tarde de nuevo. Éste tiempo es precioso. ¿Cuándo volverás a tener tanto tiempo libre nuevamente?
Por supuesto, puedes finalmente limpiar el apartamento a fondo, ordenar el armario y poner orden en los estantes. Eso se puede y debe hacerse. Sin embargo, con certeza tienes algunos libros que siempre quisiste leer pero no tenías el tiempo. Ahora lo tienes.

Probablemente incluso encontrarás un paquete original de CDs que aún no lo has escuchado. Además todos han acumulado tesoros musicales a lo largo de los años que podrían redescubrirse. ¿Por qué no tener una “velada de clásicos”? Toca algún instrumento para ti y tu familia. Con unas pocas palabras de acompañamiento, ésta será la mejor manera de “aceptar el pasado”. Mientras absolutamente quieres tocar “Locomotive Breath” de Jethro Tull, y tu pareja se las arregla con Samba Pa ti de Santana a expensas de “La Chica de Ipanema” los jóvenes y los jóvenes de corazón pueden por supuesto, dejar que papá y mamá escuchen sus propios éxitos.

Sólo ofrécete unos minutos de descanso consciente una vez al día. Tómate el tiempo para ser santo. No tienes que hacerlo, pero además también puedes orar. Quizás pueden meditar juntos. Por ejemplo, en la frase: “Yo no doy a nada ni a nadie por sentado.” O mira si puedes arreglártelas para llegar a estar “vacio”. Como el Buda o al menos un yogui. Finalmente tienes tiempo para eso.

La familia es probablemente el desafío más grande y más hermoso en este momento incluso si son “sólo” dos. Luego quizás aún más. Todos seremos personas diferentes en unas pocas semanas, mejores si “queremos” serlo, si aceptamos el desafío.