Aves

BlaumeiseLas aves representan  un indicador importante para el mantenimiento de un equilibrio intacto  ecológico en el medio ambiente. Les fascina los paisajes estructurados con árboles, setos, arbustos y especialmente vastos pantanos. Como la mayoría de los seres, las aves reaccionan muy sensiblemente a las influencias antinaturales del entorno. Por ejemplo, el uso de pesticidas en la agricultura es un gran peligro para las aves, ya que estos agentes no solo aniquilan a innumerables insectos, que son una base importante de alimento para las aves, sino que incluso envenenan a las propias  aves. Sin embargo cada vez más y más las aves son también amenazadas por la radiación de microondas emitidas por las torres de telefonía celular y los satélites, y retirándose gradualmente  de regiones muy contaminadas. Por esta razón muchas aves  están en la lista de especies en vía de extinción.

BuntspechtProtegerlas debe ser un asunto primordial, no solo para conservar la diversidad de especies, sino también porque las aves juegan un papel importante en la vida de las personas. Por sus acrobacias aéreas y su libertad las aves inspiran a la mente del hombre y les complacen con su trinar, su canto y su silbido.

A todo esto, los expertos recomiendan la alimentación de las aves durante todo el año debido a que los paisajes “estériles” que se han formado a partir de la  agricultura intensiva, así como jardines pobres en especies no ofrecen casi ningún alimento a las aves incluso en el verano. Sin embargo es durante la  temporada de verano que las aves necesitan mucha comida, porque es cuando están criando a sus polluelos. Un comedero de pájaros durante todas las estaciones puede mantener hasta 50 especies de aves. Por lo tanto la  alimentación de las aves es una contribución valiosa  para la protección de las aves y la conservación de la diversidad de especies.

„Un comedero de pájaros es como una posada:
Se debe promover la información respecto a su ubicación.
Y tiene que estar abierto de manera confiable, de lo contrario nadie va a venir.“
Experto en aves Peter Berthold del instituto Max-Planck de Ornitología